Seleccionar página

«Perros» del sistema: unidad canina del Cuerpo Nacional de Policía

por | 15 / Ene / 2020

Trabajan en la sombra, de una forma tan humilde como efectiva. Pero su “olfato” policial resulta, hoy día, indispensable para prevenir y perseguir el delito y al delincuente. Con las enseñanzas de sus guías se convierten en héroes de cuatro patas. Son los agentes caninos del Cuerpo Nacional de Policía.


 

«PERRO» COMO OFENSA

De entre todas las lindezas que ha de escuchar un policía a modo de insulto, mi favorita, sin duda, es la de “perro del sistema”. Me resulta gracioso que, a veces, se pretenda dotar de un significado peyorativo a palabras que, por naturaleza, representan todo lo contrario. Algo parecido a lo que ocurre con la palabra “payaso”. En el caso de la comparativa con los canes, personalmente, no solo no me ofende, si no que me halaga que me asemejen a seres tan nobles, fieles y bondadosos que, a la vez, son capaces de ser fieros e inflexibles con aquellos que lo merecen.

Además, los perros (los de verdad, los de 4 patas) se han convertido en un elemento de gran valor para las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad, sabiendo aprovechar sus instintos naturales y enfocándolos hacia la prevención y la persecución del delito y del delincuente. Y por si con ello no fuera suficiente, los peludos son también uno de los puntos fuertes en cualquiera de las exhibiciones que la policía realiza para niños (y no tan niños).

A la izq: Dakota y Roxie en el momento de su ingreso en el C.N.P. / A la dcha: tras un año y medio de formación (y crecimiento)

EL TRABAJO DE LOS PERROS Y SUS GUÍAS

En la actualidad, el Cuerpo Nacional de Policía tiene en activo, aproximadamente, a unos 480 perros distribuidos por las distintas unidades de todo el país. Los canes son adiestrados, según sus cualidades, para detectar drogas, explosivos, billetes, restos humanos y acelerantes del fuego, así como para el rescate y salvamento, la localización de personas ocultas y la defensa y ataque para mantener el orden en grandes acontecimientos de masas. ¡Guau! 😉

Los perros trabajan formando un binomio perfecto junto a sus respectivos guías. Hombres y mujeres pertenecientes al cuerpo que se han especializado en esta materia y que, con gran pasión, les enseñan a los canes las maravillas que después ejecutan con maestría. Estas enseñanzas se imparten siempre aplicando la doctrina del refuerzo positivo y del juego. Es decir, que el perro no recibirá castigos, si no estímulos agradables para él (comida, juego, caricias…) como forma de recompensar sus progresos. Son leyendas malintencionadas las que aseguran que los perros de la policía son adiestrados con modos bruscos o severos. También es totalmente falso que se les administren drogas para que sean capaces de detectarlas. Las sustancias son presentadas al olfato del animal dentro de distintos tipos de recipientes contenedores, de tal forma que nunca entran en contacto directo con la droga y ésta no puede causarles ningún mal.

El vínculo emocional que se forma entre el guía y su perro es enorme y va mucho más allá de una relación profesional

UN MERECIDO DESCANSO

Durante los años que un perro está en activo (que variarán en función de su desarrollo y envejecimiento) serán muchos los servicios meritorios que presten. Y tras esos años sirviendo a la sociedad de un modo tan humilde como efectivo, les llega el momento de la jubilación. El guía comenzará a trabajar con otro perro, pero el vínculo creado con su fiel compañero tras haber pasado tantas horas juntos es enorme. Tanto que, en muchas ocasiones, el propio guía adopta al animal en su propia casa para darle el retiro que se merece. Pero, por cuestiones lógicas, es imposible que los guías tengan capacidad y medios para adoptar a todos los animales con los que trabajan. Es ahí donde entra en juego “Héroes de 4 patas”, una asociación que centra sus esfuerzos en buscar un buen hogar para estos perros que deben abandonar el servicio activo.

Si estás interesado/a en adoptar a uno de estos perros y darles el cariño y la vida que merecen tras haber aportado tanto a nuestra sociedad, puedes contactar con la asociación enviándoles un whatsapp al 623 111 699 o un mail desde este formulario. También puedes seguir a «Héroes de 4 patas» en las principales redes sociales.

Javi Guerrero (Salamanca). Crecí en el barrio de Pizarrales, lugar de nacimiento de un famoso delincuente: «el Lute». Pero yo elegí el otro bando. Por eso hoy escribo, sin pretensiones de fama ni fortuna, pero con conocimiento de causa, sobre el bien y el mal, sobre policías y ladrones, sobre criminología y criminales… ¡Te agradezco mucho tu visita y tu lectura!

.

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Otros artículos